¿Cuáles son los daños de un terremoto en los edificios?

Una gran parte de las víctimas de los terremotos se debe al desplome de los edificios.
La resistencia de un edificio depende de los materiales de construcción, el diseño de la estructura y la cimentación.

Se han registrado numerosos ejemplos en los que sacudidas de la misma magnitud han causado daños muy distintos debido al tipo de construcción y a los materiales empleados.

Las normas para evitar los daños de un terremoto en los edificios regulan la resistencia para diversos tipos de esfuerzos, distinguiendo entre cargas estáticas y cargas dinámicas.

Daños de un terremoto

Las cargas estáticas incluyen el peso del edificio y las cargas que actúan normalmente sobre su estructura.

Las cargas dinámicas incluyen los efectos del tráfico, el viento, los temblores de fierra y otras fuerzas rápidamente variables que puedan afectar a la estructura del edificio. Las cargas dinámicas pueden afectar a Tas estructuras haciendo que vibren al superar los límites de elasticidad y dejándolas en un estado que no les permite resistir esfuerzos posteriores mucho menores. Muchos edificios que aparentemente han resistido un gran terremoto se han derrumbado con sacudidas posteriores de mucha menor importancia.

Las vibraciones dependen de la estructura del edificio y pueden ser amplificadas, si se produce resonancia. Algunos edificios que tenían entre seis y quince pisos resultaron especialmente dañados durante el terremoto que afectó a la ciudad de México en 1985. La investigación posterior demostró que las estructuras de estos edificios tenían un período de vibración coincidente con el de las ondas sísmicas que sacudieron una zona de la ciudad que estaba construida sobre un antiguo lago desecado. Los edificios de más o de menos pisos que los mencionados construidos con las mismas técnicas y materiales, resistieron las sacudidas debido a que sus estructuras tenían diferentes períodos de vibración natural.

daños de un terremoto en los edificios

La parte más importante de una estructura es la que no se ve: los cimientos. Los edificios resisten mejor cuando están construidos directamente sobre rochas compactas. Si el subsuelo es arenoso o húmedo hay que reforzar los cimientos para asegurar una firme sujeción durante las posibles sacudidas sísmicas.

Algunas normas españolas regulan la resistencia de las edificaciones a distintos tipos de esfuerzos: 
  • La Norma Básica de Edificación NBA-AE/88 trata de la resistencia a las sobrecargas de uso, de nieve, las acciones del viento, las variaciones térmicas, los empujes del terreno y las presiones en las cimentaciones.
  • La nueva Norma de Construcción Sismorresistente NCSE-94 regula específicamente el diseño de las construcciones para evitar los daños de un terremoto.
  • La Norma Tecnológica de Edificación NTE-ECS establece coeficientes para el cálculo de estructuras resistentes a cargas sísmicas en función de la zona, el uso del edificio, el tipo de planta y las características del terreno sobre el que se asienta.

Se consideran especialmente afectados por estas normas los siguientes tipos de construcciones:
  • Hospitales e instalaciones sanitarias.
  • Edificios e instalaciones de comunicaciones.
  • Edificios para coordinación y organización en caso de desastre.
  • Edificios para personal y equipos de ayuda: bomberos, policía, ejército, ambulancias, maquinaria.
  • Construcciones con instalaciones básicas para la población: depósitos de agua, estaciones de bombeo, centrales eléctricas, etc.
  • Vías de comunicación.

¿Quieres saber más de los terremotos y los edificios? Sigue los enlaces:

¿Cuáles son las medidas para prevenir un terremoto?

Prevención de los riesgos sísmicos
A menudo, los terremotos están precedidos por sacudidas, deformaciones del suelo, modificaciones de los campos eléctricos y magnéticos ,y del nivel de agua en los pozos, así como por emisiones de radón y otros gases a lo largo de las líneas de fractura. Estos fenómenos, juntos o aislados, también se producen aunque no ocurran sacudidas sísmicas, y por eso no pueden ser indicadores fiables de la inminencia de un terremoto.
medidas para prevenir un terremoto

De hecho, la única medida eficaz para prevenir un terremoto es determinar las zonas sujetas a mayor riesgo y paliar los daños. La prevención debe asegurar la integridad de los equipos e infraestructuras que garanticen la ayuda y los servicios después de un fuerte terremoto.

medidas para prevenir un terremoto en casa

La reducción de los daños depende de la adopción de medidas especiales en las zonas de riesgo. Sería recomendable establecer zonas con restricciones para la construcción cerca de las fallas activas conocidas, restringir el uso del suelo en zonas propicias para la producción de deslizamientos, diseñar estructuras que resistan las sacudidas del suelo, elaborar normas de construcción y conseguir que se respeten, reforzar las estructuras existentes, fomentar la contratación de seguros y educar a la población para proteger su vida y sus propiedades.

¿Quieres saber más? Sigue los enlaces:

¿Cuáles son los riesgos de un terremoto?

Riesgos sísmicos
Los grandes terremotos ocasionan enormes desastres en un tiempo muy breve. Sus principales efectos son:
  • Las sacudidas del suelo y de los edificios. La mayoría de las muertes se producen al desplomarse las construcciones.
  • Los desplazamientos superficiales del suelo a través de las líneas de falla.
  • Los deslizamientos de tierras. Un terremoto violento puede desencadenar miles de ellos, dependiendo de la naturaleza del terreno.
  •  Los tsunamis son series de olas marinas que se desplazan a gran velocidad y que llegan a alcanzar decenas de metros de altura al chocar contra las costas. Los originan los maremotos.

tsunamis reales

Las grandes aglomeraciones humanas situadas en zonas de fractura, o sobre suelos poco consolidados, están especialmente expuestas a los terremotos y a sus efectos. La mayor devastación se produce en los barrios superpoblados de las ciudades de los países pobres, donde abundan las construcciones de baja calidad. En los países ricos son factores de riesgo añadidos el envejecimiento de la población, el valor de los bienes naturales expuestos a los riesgos y la dependencia de las tecnologías, que quedan inservibles después de un terremoto. Muchos terremotos han producido graves efectos secundarios debido a los daños en las vías de comunicación y en los suministros de gas, agua y electricidad.

¿Quieres saber más? Sigue los enlaces:

¿Qué es un riesgo geológico?

Según una definición de la UNESCO, el riesgo es la posibilidad de una pérdida que puede concernir a vidas humanas, a la propiedad o a la capacidad productiva. El riesgo puede ser considerado como el producto de tres factores el valor, la vulnerabilidad y la peligrosidad.

El valor puede expresarse por el número de vidas humanas, por el valor económico de una propiedad o por la capacidad productiva que están expuestas a peligro.

La vulnerabilidad es una medida de la proporción del valor que se supone puede perderse como consecuencia de un determinado evento.

La peligrosidad puede definirse como la probabilidad de que una determinada zona se vea afectada dentro de un cierto período de tiempo por un fenómeno geológico destructivo.

De estos tres factores, el valor y la vulnerabilidad pueden estimarse fácilmente, pero la peligrosidad puede resultar muy difícil de cuantificar, especialmente en algunos fenómenos geológicos cuyos datos de observación y evolución resultan insuficientes para predecir un fenómeno.

Los procesos son el conjunto de fases sucesivas de un fenómeno natural. Pueden ser definidos en función de los agentes que intervienen en ellos, sus acciones y sus resultados.

Los sucesos son las manifestaciones de un proceso en momentos o lugares determinados.

Las catástrofes son el resultado de sucesos imprevistos que afectan gravemente a las actividades humanas.

En algunos estudios sobre riesgos se establecen diferencias entre los conceptos de peligro y riesgo: el peligro sería la interacción de los fenómenos o circunstancias naturales y la sociedad humana. El riesgo tendría además en cuenta el coste económico de los daños que se derivan de los peligros. En España se suele utilizar la palabra riesgo con ambos significados.

riesgo geológico montaña

El estudio de los riesgos naturales incluye la evaluación de las posibles interferencias entre la naturaleza y el hombre; intenta conocer y controlar los procesos, establecer predicciones sobre los sucesos y prevenir las catástrofes.
riesgo geológico corrientes de agua

Los factores de riesgo son los condicionantes que pueden facilitar o provocar un suceso catastrófico en el desarrollo de un proceso.

La predicción y la prevención de las catástrofes naturales tratan de identificar los procesos y los factores de riesgo que pueden suponer un peligro para la población en una zona determinada.

riesgo geológico volcanes

Un aspecto importante en el estudio sobre los riesgos es el tiempo de retorno estimado de cada tipo de suceso. Un tiempo de retorno de 100 años, por ejemplo, significa que el suceso se puede producir una vez cada 100 años, aunque no es seguro que suceda exactamente con esa periodicidad. La falta de datos impide hacer predicciones para tiempos de retorno muy amplios, por eso se suelen calcular los riesgos que pueden aparecer con tiempos de retorno menores de 500 años. Algunos fenómenos, como las erupciones volcánicas, los impactos de grandes meteoritos y los cambios climáticos tienen tiempos de retorno mucho mayores.

riesgo geológico incendios

El análisis de los riesgos debe extenderse a los de carácter secundario, generalmente relacionados con la presencia del hombre en las zonas afectadas (destrucción de las infraestructuras, problemas de transporte, falta de atención sanitaria, posibilidad de epidemias, carencia de agua potable, alimentos o refugios y peligro de incendios).

¿Quieres saber más? Sigue los enlaces:

¿Cómo mejorar el ahorro energético en la vida cotidiana? calefacción, transporte y electricidad

La preocupación por el ahorro de energía se inició a partir de la crisis energética de 1973. que causó una subida del precio del petróleo e hizo que los gobiernos comenzaran a asumir las desventajas del uso irracional de este recurso no renovable.

En 1987, Naciones Unidas animaba a los gobiernos a emprender políticas de ahorro de energía y programas de investigación de fuentes de energía renovables, como medio para hacer compatibles el desarrollo económico y la protección del medio ambiente.

Los países industrializados comenzaron diferentes programas de ahorro energético, como campañas informativas, subvenciones a los transportes públicos, promoción del gas natural, o la creación de un impuesto, denominado tasa de aplicación ecológica, que se añade al precio de la energía. El dinero que se recauda con él se destina a solucionar los impactos ambientales que produce el consumo energético.

El ahorro energético en la vida cotidiana

El ahorro de energía requiere necesariamente la colaboración ciudadana. Hay una serie de medidas y normas de conducta razonables y sencillas que nos permiten disminuir el consumo sin renunciar a nuestro nivel de confort. Algunas de las principales son las siguientes:

Para ahorrar en calefacción
  • Aislar bien las paredes, techos, ventanas o tuberías en las viviendas,.
  • Regular el termostato a menos de 20 °C para no sobrecalentar la casa.
  • Equilibrar los sistemas de calefacción central, ya que se calientan más los pisos bajos que los altos.
  • Limpiar cada año las calderas para eliminar los restos de cenizas y mejorar así la combustión y el rendimiento, y emplear combustibles baratos y poco contaminantes, como el gas natural.

ahorrar en calefacción

Para ahorrar en el transporte
  • Utilizar los transportes públicos o compartir el transporte privado. Invitar el coche en horas punta. Al viajar en coche, no superar los 90 km/h, ya que, a velocidades altas, aumentan el consumo de combustible, la contaminación y el riesgo de accidentes.
  • Mantener el motor “a punto” para que consuma y contamine menos. 

ahorrar en el transporte

Para ahorrar electricidad
  • No usar la electricidad para la calefacción ni para cocinar.
  • Apagar las luces y otros electrodomésticos cuando no se están usando.
  • Utilizar bombillas de bajo consumo.
  • Usar los electrodomésticos en condiciones óptimas de rendimiento.

ahorrar electricidad

¿Quieres saber más? Sigue los enlaces: